El Lago de los Cisnes por Lucía Chilibroste

EL LAGO DE LOS CISNES
Encuentros y desencuentros de su creación

lago de los cisnes orpheo

El lago de los cisnes puede ser considerado una de las obras más representativas del ballet clásico. Sin embargo su estreno resultó un fracaso. Fue en el Teatro del Bolshoi de Moscú en 1877 con la primera partitura que Tchaikovsky creó para ballet y la coreografía de un personaje hoy desconocido, Reissinger.
Sin embargo ya muerto Tchaikovsky, el famoso coreógrafo de los Teatros Imperiales Marius Petipa en colaboración de Lev Ivanov, tomó la música, el libreto y parte de la coreografía y estrenaron una segunda versión en 1895 en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo, la cual se convirtió en un trascendental éxito, que ha sobrevivido por más de cien años y ha sido innumerablemente versionado.

El argumento
En un castillo sin una precisa ubicación histórica temporal, el príncipe Sigfrido cumple su mayoría de edad, momento en el que su madre le recuerda que debe de elegir una futura esposa. Mandato que lo perturba y rechaza aceptar.

Tras los festejos de su cumpleaños, a la noche sale de cazaría hacia el bosque, donde a orillas de un lago se encuentra con Odette (cisne blanco), princesa transformada en cisne por el maleficio del brujo Von Rothbart. Odette y sus compañeras igualmente hechizadas, sólo recuperan su forma humana entre la medianoche y el amanecer. Y las doncellas-cisnes sólo podrán salvarse del embrujo definitivo cuando Odette, su reina, reciba la promesa de ser amada, (siempre que a ésta no le siga una traición de su amante). Sigfrido, fascinado con Odette jura que él será quien la salve.

Luego, en la fiesta organizada por la reina para que su hijo finalmente elija a su futura esposa, llegan princesas casaderas de los distintos reinos. Pero Sigfrido no muestra ningún interés por ellas, hasta que irrumpen unos invitados inesperados, que son nada más y nada menos que el brujo Rothbart y su hija Odile (cisne negro). Ésta es físicamente igual a Odette pero vestida de negro, aunque maligna y seductora. Sigfrido cae víctima del engaño, le solicita casamiento y de esta manera traiciona a Odette, produciendo el desenlace de la obra.

Tchaikovsky y “El lago”
Tal como señalamos, El lago de los cisnes fue la primera composición que Tchaikovsky hizo para ballet. Ante la idea de componer para ballet, Tchaikovsky se mostró por demás ilusionado, porque además de que le apasionaba el ballet, también le gustaba la historia. Sin embargo en su tiempo, ser compositor de música para ballet era un trabajo que gozaba de poca reputación, por lo que sus colegas lo desestimaron. No consideraban que un artista de la talla de Tchaikonvsky debía de “rebajarse para componer un ballet. Pero el músico tenía otra visión del ballet y la consideraba “la más pura de todas las artes”.

Así fue que compuso la partitura, la obra se estrenó en el teatro Bolshoi de Moscú en 1877, pero fue un fracaso (a pesar que se mantuvo en la programación hasta 1883).

Parece que el motivo de ello se debió a la pobreza de la coreografía de Reisinger. En su momento, el periódico “El mundo ilustrado” de Moscú escribió: “Mr. Reisinger (a quien con irónico humor se lo llama ‘coreógrafo virtuoso’) hace tiempo que ha demostrado a los moscovitas su completa inhabilidad para producir ballets en los que se esfuerza por reemplazar bailarines tanto por feas procesiones o algún tipo de gracias. Lo único que alivió la obra fueron dos ‘danzas nacionales’, pero Mr Raisinger no va a ser ‘culpado’ por su composición”. Y en el mismo sentido, aunque se destacando las virtudes de la música, el connotado crítico de la época Laroche escribió: “nunca vi un estreno tan inconsistente. Ni el vestuario, los decorados o la maquinaria compensaron la danza mediocre. Ningún balletómano amateur pudo encontrar en el ballet al menos cinco minutos de placer, al no ser por las melodías, que fueron una delicia” .

Tras la crítica negativa y escuchar la música que Delibes había compuesto para el ballet Sylvia, Tchaikovsky se propuso no volver a escribir para ballet. En una carta que le escribió a Serguei Taneyev decía: “Escuché el ballet Sylvia de Delibes… qué encanto, qué elegancia, qué riqueza melódica, rítmica y armónica. Si hubiera conocido esta música antes, no habría escrito El lago de los cisnes”. Idea que afortunadamente no llevó a cabo, ya que en 1890 compuso La Bella durmiente del bosque y El Cascanueces en 1892.

El lago de Ivanov
Tchaikovsky muere en 1893 convencido de que su música para ballet de El lago de los cisnes fue un fracaso. Al año de esta muerte, Lev Ivanov, ex bailarín y corógrafo colaborador de los Teatros Imperiales (pero sin demasiado renombre porque Marius Petipa no permitía rivales), decide crear su propia versión de un acto del ballet: aquel en el que Sigfrido se encuentra por primera vez con Odette (originalmente era el segundo acto del ballet, hoy lo vemos como la segunda escena del primer acto).

Ante el éxito obtenido por Ivanov, Petipa, que era la máxima autoridad del teatro y parecía tener un olfato innato para los éxitos, decide montar el ballet completo. Pero a causa de las enfermedades típicas de su edad (tenía 75 años) decide que él va a crear sólo los actos que se desarrollan en el castillo (primer y tercer acto) y le permite a Ivanov crear los actos de los cisnes (segundo y cuarto acto). El resultado de esta conjunción es la versión que mayoritariamente hoy se ve en distintas partes del mundo a pesar de sus modificaciones.

Innovaciones de El lago
Coreográficamente El lago de los cisnes presenta la particularidad de dos tipos de escenas bien diferenciadas: las coreografiadas por Petipa, que se desarrollan en el castillo, tanto en el exterior como en el interior; y las coreografiadas por Ivanov, que se desarrollan a orillas del lago con todos los cisnes, conocidas como los “actos blancos”.

Las coreografiadas por Petipa mantienen gran parte de la estructura básica que el coreógrafo usó para sus ballets: gran cantidad de variaciones; una clara estructura jerárquica que mantiene el cuerpo de baile inmóvil mientras bailan las primeras figuras para que no se desvíe la atención del público; y la incorporación de un gran virtuosismo, que toma de la Escuela Italiana.

Las coreografiadas por Ivanov, sin embargo, parecen estar más cercanas al romanticismo y dejan un tanto de lado el virtuosismo, para dar lugar a un mayor lirismo y poesía. Pero por sobre todo, implementan un nuevo recurso coreográfico que fue muy revolucionario en su momento: el hecho de que el cuerpo de baile no se mantenga inmóvil ante las variaciones de los principales, sino que por el contrario bailen junto con ellos. Una pequeña innovación de enorme trascendencia. Luego Fokine profundizaría en dicha línea, y sería tomada como bandera por la danza del siglo XX y XXI.

Algunas de las versiones que conviven hoy en día
Vladimir Bourmeister (1953). Creada para el Bolshoi. Hasta hace poco tiempo usada por La Scala de Milan. Esta versión cuenta con un feliz de la historia.

Fragmentos de la versión: https://www.youtube.com/watch?v=e6xhKxDGWqo

– Konstantin Sergeyev (1950) Maryinsky. También presenta un final feliz.

– Nureyev – (1964). Opera de Viena
– (1984) Paris Opera Ballet. Una visión Freudiana del Lago de los Cisnes. El centro el Sigfrido, y la obra es un sueño. Odette y Odile son obras de su imaginación. Y Wolfang, su tutor malvado se convierte en Von Rothbart, quien desarrolla un importante papel a lo largo de la obra.

Obra completa: https://www.youtube.com/watch?v=uzYxz_lHSwU

– Antony Dowell. (1987). Royal Ballet. Ubica la obra en la corte zartista de fin de siglo XIX.

Ballet completo: https://www.youtube.com/watch?v=y9t35jLNhOQ

– Kevin McKenzie (2000) ABT. Le da gran protagonismo al brujo Von Rothbart

Fragmentos: https://www.youtube.com/watch?v=h_N9dl9joks

– Mats Ek (1987). Cambia completamente la visión de la obra. Los cisnes no nadan, caminan.

Fragmentos: https://www.youtube.com/watch?v=XLeqfMpS3Ik

– Mathew Bourne (1995). Cisnes interpretados por hombres y cambia la visión de la obra (también fue muy conocida por ser la que aparece al final de la película Billy Elliot)

Versión completa: https://www.youtube.com/watch?v=iuab3kK8cPU

– Alexei Ratmansky (2016). Versión más reciente del Lago de los Cisnes. Toma muchos elementos de la versión original de Petipa-Ivanov, tanto en las danzas, como en la estética (tutus que parecen vestidos, bailarinas peinadas con trenzas, etc). Los cisnes parecen más mujeres que cisnes y apuesta a una mímica muy realista. Por ahora sólo la bailan el Ballet de Zurich y la Scala de Milán, aunque la crítica ya la señalan como una gran versión.

Fragmentos: https://vimeo.com/173238936

¿Hotel en Montevideo?
🏬 www.orpheohotel.com 🏬
Andes 1449 esq. Mercedes
📞(+598) 2905 00 00
#SimplementeTuMundo

1 Comments

Leave a comment

CLOSE
CLOSE
es_ESSpanish
es_ESSpanish
Abrir chat